Así de fácil… así de difícil…

Me dijeron: “Si hacés cosas de bulímica, sos bulímica. Si dejás de hacer cosas de bulímica, dejás de ser bulímica”.

Al principio dolió. Pero después me di cuenta: qué gran verdad… y tan simple y evidente, como muchas de las verdades que se nos escapan si miramos sin ver.

A %d blogueros les gusta esto: